Al final fui… con una resaca impresionante pero fui. A las 9.35h de la mañana ya estábamos por la zona para visualizar algún sitio interesante. Un ambiente muy bueno… música, baile, un dj (un poco malo) y sobre todo muchos locos con las bicicletas de doble suspensión. Las Kona, Cannondale… cascos integrales, guantes, espinilleras hicieron las delicias a los amantes de la velocidad y sobre todo el riesgo.
Sin duda un expectáculo bastante guapo y atractivo para fotografiar. Lástima no tener una buena técnica como para conseguir fotones expectaculares. Los barridos, ese movimiento para tratar de impregnar de velocidad una fotografía, que jodido es!!

Próximamente más en mi galería.