Después de mucho pensármelo y consultar con algunos compañeros que ya habían dado el salto al nuevo Sistema Operativo, yo también me he decidido. Sin ser un gran experto en informática, pero sí usuario de muchos años con Windows en versiones 95, 98, 2000 y XP, y habiéndome negado a pasar por el problemático Vista, debo decir que el cambio aparentemente es bueno, por no decir bastante bueno.
Poder aprovechar mucho mejor mi hardware gracias a esos 64 bits, se notan y más que se deberán notar en cuanto pueda aumentar la memoria RAM. Hablando de Adobe Photoshop CS4 y de su rendimiento (tanto en la versión 64 como 32 bits) la mejora es notable y éste fluye mucho más liviano. El problema viene cuando queremos instalar determinados plugins para Photoshop y éstos únicamente corren bajo 32 bits. Necesitamos tener instaladas las 2 versiones e instalar en una u otra nuestro pluging. 
Para el resto de aplicaciones, es posible ejecutarlas bajo el “Modo de Compatibilidad en 32 bits” que nos ofrece Windows 7. Esperemos que la tendencia sea la deseada y todos los fabricantes opten por realizar versiones de software para 64 bits.

Para defensores de MAC, sí, conozco sus virtudes, pero a día de hoy, sigo con PC. Para los que todavía no se decidan a dar el salto a Windows 7, personálmente os lo recomiendo. No obstante sigo haciendome al nuevo sistema. 

Mi flujo de trabajo en fotografía es catalogación con Bridge, revelado en Adobe Camera RAW y retoque con Adobe Photoshop CS4 (64bits). De esto hablaré en próximas entradas. ¿Y tú, recomiendas el cambio?