Sergio y un servidor. Unos auténticos tipos duros. ¿ O no? 🙂