El siguiente tutorial explica como construirnos un anillo para invertir nuestros objetivos con el fin de realizar fotografía macro o de acercamiento. Nos interesará el uso de objetivos fijos y a ser posible manuales que ofrezcan la posibilidad de variar el diafragma manualmente. En mi caso opté por dos objetivos Nikkor que tenía del equipo analógico, un 50mm y un 28mm. Cuanto más angular sea, más acercamiento conseguiremos, pero por contra iremos perdiendo luz cuanto más angular sea.
Para la construcción de nuestro anillo necesitaremos:
  • Una tapa del cuerpo de la cámara
  • Aro portafiltros (Cokin pueden valer) del diámetro del objetivo a invertir. En mi caso de 52mm de diámetro.
  • Pegamento extra-fuerte. SuperGlue por ej.
  • Lija, cutter, taladradora y broca como esta.
Con la taladradora, y muy lentamente realizaremos un agujero en la tapa. Debermos ser lo más cuidadosos posibles, pues no debemos dañar la rosca de ésta. A continuación, con el cutter y la lija, eliminamos todas las impurezas y bordes que hayan aparecido.

Una vez hecho esto, lavaremos y secaremos bien la tapa con el fin de eliminar polvo e impurezas. Esto es muy importante pues evitaremos introducirlas en el sensor de la cámara y conseguiremos que el adhesivo haga bien su función.

Enroscaremos el portafiltros a nuestro objetivo. Ya tenemos nuestro aro inversor colocado en el objetivo. Solo queda probarlo en la cámara. Como si de la tapa se tratara, lo colocaremos en el cuerpo de la cámara.

Click sobre las fotos para verlas más grandes