Cesión de derechos de imagen

Sí, lo reconozco, no soy dado a la realización de intercambios TFCD si no es bajo proyectos muy interesantes para ambas partes. Ahora que para muchos y muchas, obtener fotografías para sus respectivos portfolios perfiles en redes sociales y galerías se ha convertido en un mero pasatiempo, convendría saber diferenciar muy bien qué son los Derechos de imagen, sus obligaciones y sus consecuencias. Nos quejamos de que utilizan nuestra imagen en tal o cual web, o lo que es peor nuestra imagen es utilizada con un fin comercial no autorizado. ¿Realizaste uno de esos intercambios que están tan de moda? y resulta que trabajaste totalmente gratis para la realización de un catálogo, del cual, evidentemente no vas a ver ni un euro. ¿Qué son los derechos de imagen? O mejor dicho, el derecho a la propia imagen donde se incluyen, además de la fotografía y el vídeo, las caricaturas, sombras, imitaciones humorísticas o cualquier otra forma de representación permitan nuestra identificación por parte del público. El derecho a la propia imagen está reconocido en el artículo 18.1 de la Constitución. El desarrollo concreto de este derecho lo encontramos en la Ley Orgánica 1/1982 de 5 de mayo y en numerosas Sentencias del Tribunal Constitucional. Por tanto, nosotros mismos podremos: Decidir sobre la forma de utilización de nuestra propia imagen. Impedir la utilización no autorizada de nuestra propia imagen con fines publicitarios o comerciales pudiendo, en caso contrario, obtener la tutela de los tribunales para que cese esa utilización y se le conceda la oportuna indemnización. Por el contrario, no podremos hacer uso de nuestros derechos de imagen en el caso de: Tener un cargo público y que la captación de imagen se realice en un lugar público. Nuestra imagen sea accesoria a una información gráfica. Ej. imágenes tomadas para un periódico en una manifestación. Cuando haya sido autorizado por una Autoridad competente. […]