Para quien haya oido hablar de los discos duros virtuales, Dropbox es uno de ellos. Ofrece la particularidad de ser gratuito en su versión de 2Gb de almacenamiento. Con este sistema podremos almacenar, compartir y sincronizar nuestros archivos en línea y tenerlos accesible desde cualquier ordenador o dispositivo móvil conectado a internet. Además nos ofrece la posibilidad de compartir de forma pública o restringida a un número de usuarios/clientes carpetas y todo su contenido. 
Su manejo es súmamente sencillo, tan solo necesitamos descargar una pequeña aplicación para nuestro escritorio a la que arrastraremos aquello que queramos compartir o tener una copia de seguridad online y luego acceder de forma remota bien vía web o software desde otro PC o móvil. Ahora bien, para archivos subidos vía web, tenemos una restricción de 300 megas/archivo mientras que si lo hacemos a través del software de escritorio, esta restricción desaparece.
Personalmente me parece una opción muy interesante para enviar y recibir archivos pesados, mostrar un trabajo a un cliente y salvaguardar documentos de interés (fotocopia del pasaporte, DNI etc) si estamos de viaje. Visita su web y regístrate aquí.