Una parte muy importante en nuestro flujo de trabajo fotográfico es sin duda el monitor, pues en gran parte será el responsable final de nuestras imágenes. Un monitor mal calibrado o ajustado puede dar lugar a unas imágenes que disten mucho de la realidad: el color y brillo pueden verse muy perjudicados.
Durante años he estado trabajando con un antiguo monitor CRT Philips de 19″ y éste además de quedarse pequeño (no en espacio, sino en resolución) empezaba a dar problemas: parpadeos, cambios de color… pese a tenerlo calibrado.
Después de mucho preguntar en foros, leer alguna review, preguntar en Facebook y Twitter y ver mi maltrecho bolsillo, opté por el Dell U2410 de 24″. Un mundo totalmente distinto y una forma muy relajada de trabajar a lo que tenía anteriormente. Creo que hemos acertado.
Con una resolución más que aceptable (1920×1200 píxeles) permite trabajar perfectamente en entornos de trabajo con muchas herramientas como bien podrían ser Adobe Photoshop o Adobe Premiere que nos obligan a tener bastante espacio. Su panel IPS ofrece un color todavía más real y unos ángulos de visión mucho mayores y además viene acompañado de un sinfin de entradas y conectores laterales y traseros. Puede colocarse de forma vertical y puede ser orientable fácilmente tanto en altura como inclinación.
Para los más frikis y entendidos, os dejo con sus especificaciones técnicas,  yo sin duda estoy muy contento con el cambio y noto una mejora abismal en cuanto a color y nitidez se refiere. Sin duda os lo recomiendo. Su precio ronda los 400 € largos pero es un gasto que debemos tomar como una inversión de futuro. Espero no tener que rascarme el bolsillo en mucho tiempo.
¿Tú también lo tienes? ¿Te gusta su funcionamiento?