25 de septiembre de 2010
 
Valle del Draa

Valle del Draa – Zagora

Abandonamos el camping no sin antes dar una vuelta por el inmenso palmeral de Zagora. A pesar de haber madrugado, el calor comienza a ser insoportable. Salimos de Zagora bajo un calor asfixiante en busca de tierras algo más frescas.

En un primer momento, decidimos ir hasta el Parque Natural del Toubkal, pero el tiempo, los kilómetros y las carreteras nos hicieron cambiar de planes. Otra jornada kilométrica y de demasiado coche. Taroundant se muestra un destino asequible y allí decidimos llegar. Es lo bueno de planificar parte del viaje sobre la marcha.

Las distancias en Marruecos, unidas a la velocidad de nuestro bólido, se hacen difíciles de cubrir como en España. Llegamos a Taroundant. Hoy juega el Barça y Taroundant se paraliza. Todo el mundo frente al televisor pendientes de su equipo favorito. La visita a la ciudad nos parece totalmente prescindible y ofrece pocos atractivos.

Cenamos por 2Dh y damos una vuelta a pie por la ciudad como sendos sonámbulos. Lo mejor es ir al hostal, yo no puedo ni con mi alma. Mientras, Antonio escribe en la terraza del hostal. Yo caigo rendido y no me despierto a pesar de tener la Mezquita en la misma oreja.