15 de marzo de 2012

Mi hermana tiene clase hoy y termina temprano. Tenemos que devolver el coche de alquiler y comprobar que todo esté bien. Mientras mi hermana está en clase, yo visito un mercado menos céntrico y por tanto con muchísima menos afluencia de turistas. De hecho, soy el único y sacar la cámara es sinónimo de miradas poco amigas.

Decido intentarlo y al poco tiempo, una señora hablándome en letón me hace gestos de que no haga fotografías. Sonrío y le pido disculpas en letón e inglés. Quizá sea mejor opción observar el tránsito de gente mientras desayuno algo.

Mercado de abastos en Riga

Mercado de abastos en Riga

Mi hermana ha terminado sus clases y se acerca para tomar algo conmigo antes de ir a devolver el coche. Yo quiero volver al centro e intentar algunas tomas al atardecer. Tras devolver el coche, decido volver al centro. Hay una luz estupenda, un cielo azul bonito y con nubes que invita a disparar la cámara.

Me despido de mi última comida en Riga en el primer sitio que me recomendó mi hermana. Los ciclos se repiten y como en Marruecos, el final del viaje siempre se parece al inicio. Pienso, estoy algo triste. Atrás quedan varios días en tierras bálticas, un acercamiento a mi hermana y sus amigos y compañeros de estudios.

El buen tiempo me invita a encaramarme a lo alto de la Torre de la Iglesia de San Pedro. Las vistas son preciosas y bien merece la pena pagar los 2 Lats que cuesta subir.

Vistas de Riga desde la Torre de San Pedro

Vistas de Riga desde la Torre de San Pedro

Vistas de Riga desde la Torre de San Pedro

Vistas de Riga desde la Torre de San Pedro

Karolina me llama, ha quedado con 2 chicos letones para ver algunas partes de Riga menos turísticas. Son 2 chicos muy simpáticos, amables y muy atentos de los que no recuerdo su nombre. Contrastan mucho con mi equivocada percepción de los letones. Aquí todo se habla delante de una cerveza y qué mejor forma que en un pub donde me convierto en el único guiri. Estoy en un pub típico letón. Incluso tuve mis problemas porque no querían servirme por ser extranjero. Un ligero enfado con la camarera y las disculpas de los chicos que se avergonzaron por la actitud de la chica.

Una tarde agradable y divertida poniendo a prueba mi inglés. Suerte que Karolina habla muy bien el español y me ayudaba cuando me atascaba al tratar de explicar algo. Qué importantes son los idiomas para viajar!

Despedida a la española, abrazos y besos incluidos. Espero volver a verlos o al menos mantener el contacto vía facebook.

Soldados frente al monumento a la Libertad en Riga

Soldados frente al monumento a la Libertad en Riga

Puente sobre el Daugava en Riga

Puente sobre el Daugava en Riga

Me dirijo hacia los puentes, quiero intentar alguna nocturna  de la ciudad de Riga pero las vibraciones del puente al paso de tranvías y troleys tiran a la basura algunas tomas. Empieza a hacer frío, son las 21 horas, me despido del centro y vuelvo a la residencia.

Tengo que preparar la maleta, mañana madrugo para ir al aeropuerto y quiero despedirme de Yarlini y Shateesh. Mañana me espera un día largo de avión y tren hasta llegar a Alicante. Thanks Riga!