Tercera edición consecutiva de Fotogenio, un congreso nacional de fotografía que se viene celebrando año tras año en Mazarrón, Múrcia. Por segunda vez consecutiva cogimos los bártulo y allí nos plantamos. Agradecer a la organización (y por supuesto a Juan de Fotogenio) el que Noctámbulos pudiera estar allí y formar parte de Fotogenio.
Foto de Lluisa

Comenzamos el Viernes con las acreditaciones, dejar las cosas en el hostal, pruebas de vídeo y configuración del proyector del que disponía la organización. Tras varios intentos, quedó configurado corréctamente. Cena en compañía de al menos 30 noctámbulos más y salida nocturna por las calas de la zona. Gracias David por hacernos de guía.

El sábado comienza fuerte con Jose María Mellado con 3 ponencias “Medición de la luz en la captura digital”, “Gestión de Archivos RAW” y “Tratamiento de la Imagen” donde explica de forma amena y clara su método de trabajo. Tras la comida entre risas y charlas llega el turno de uno de los ponentes que sin conocerlo anteriormente más me gustó su forma de expresarse y llegar al público: Gonzalo Azumendi un auténtico showman o monologuista de pro con su ponencia sobre fotografía de viajes. Muy amena y divertida.

Seguídamente “Fotografía de Aves” y “Cualidades de la luz” de Jose B. Ruiz donde nos enseña el uso del flash en fotografía de naturaleza y cómo consigue las expectaculares imágenes de aves. Cena-rápido-que-tenemos-que-estar-todos y seguimos con las proyecciones de AEFONA “Melodía interior”, Luis Mariano “Una cittá invisibile…Uno sguardo visibile”, Jose B. Ruiz con “100% Natural” (símplemente expectacular) y por fin la presentación y proyección de Noctambulos.org.

Foto de Joaquín M. García


Tras una corta salida nocturna, estábamos muertos y decidimos retirarnos al hostal (por cierto muy bueno y arreglado). El domingo llegamos diréctamente a la charla de Fotonatura y el “Flujo de trabajo digital con Adobe Lightroom” que nos llevo toda la mañana. Comida en el restaurante y viaje de vuelta con parada en las Minas de Mazarrón. Sin duda alguna, un paraje alucinante y al que habrá que volver en breve. Esperaremos Fotogenio 09.

Un 10 para la organización de Fotogenio pues manejar ese volúmen de gente debe ser tarea más que dificil, un 10 para los ponentes y un 9 para las instalaciones. Hubiera sido un 10 si no hubieran habido problemas con el proyector y la luz residual que impedía ver mejor la pantalla.