Recuerdo cuando de pequeño jugaba a videojuegos como Comandos (por cierto un saludo Gonzo) o aventuras gráficas donde había que conseguir unos objetivos, orientarse y… llegar al final del juego.
Y es que a veces, me siento como en una aventura gráfica.