Siempre quise cruzar el estrecho… África siempre me llamó la atención y ha sido destino de mis viajes mentales en busca de fotografías con alma. Hace cosa de unos meses, me propusieron ser fotógrafo en una boda… una boda marroquí. La ilusión es extrema, el miedo a lo desconocido es patente, pero las ganas por hacerlo bien y disfrutar al máximo de la experiencia, podrán con todo.
Nunca pensé verme en una situación así, y ahora, me siento privilegiado y totalmente agradecido por poder disfrutar de una experiencia como esta. Desde el Viernes 14 al Martes 18 andaré por Melilla y Nador. Un viaje en barco desde Almería, 6 horas de trayecto y un mar de ilusiones en la maleta.

En cuanto a lo fotográfico, me acompañan mi Canon 40D con su respectiva empuñadura, 17-40L, 50 1.8, 70-200 2.8L, flash 580EX y 14 Gb en tarjetas CF en una Lowerpro Stheal Reporter. Como segundo cuerpo, una Canon 400D que llevará una amiga mía. Todo saldrá bien! Insha’Allah!