Una parte muy importante en nuestro trabajo fotográfico, es sin duda la inspiración: la idea. Sin ese estímulo, muchas veces inexistente, el resto cojea o falla. Hay muchas cosas que nos inspiran, nos agradan y nos invitan a la creatividad. Pongamos atención en esas cosas. 
Más que realizar muchas fotografías, el aprendizaje y la creatividad, pasan muchas veces por contemplar muchas fotografías. Acudir a exposiciones fotográficas puede ser un perfecto estímulo para ello. Cualquier temática es susceptible de emocionarnos y por qué no de inspirarnos.
Nunca me canso de recomendar libros y revistas dedicados exclusívamente a la fotografía donde además de conocer y estudiar la técnica, disfrutamos con las imágenes que comparten sus autores. Son una buena forma de despertar  nuestra inspiración. 
La asistencia a cursos, charlas, ponencias y congresos son también una buena oportunidad para conocer el trabajo de otros fotógrafos, hacer contactos y hablar principalmente de fotografía. ¿Por qué no buscar una Asociación Fotográfica cerca? 
Los anuncios de TV, videoclips, documentales y películas. Muchas son auténticas obras de arte. Fíjate en su iluminación, en el uso de planos que utilizan, la estética de la imagen, el atrezzo o la localización donde se emplaza la escena.
Las comunidades fotográficas, nos permiten visualizar, compartir y aprender del resto de compañeros y sus críticas. Portales como flickr, 1x o similares, nos dejarán registrar una cuenta, compartir tus imágenes y seguir a otros usuarios. 
Y por último, aunque requiere quizá de un mayor esfuerzo, las redes sociales como Twitter o Facebook nos ponen en contacto directo con otros usuarios o colectivos. Sin duda alguna, si perdiste la inspiración, trata de encontrarla poniendo en práctica alguno de los puntos que te he contado. 
¿Y tú, donde buscas la inspiración fotográfica?