¿Tienes un trabajo o producto que requiere de una buena imagen para su venta? ¿Eres modelo y pretendes acceder a una agencia de modelos? ¿O tal vez un maquillador, estilista o peluquero que necesita fotografiar sus trabajos?

En todos estos casos, y como decía aquel “una imagen vale más que mil palabras“! Por eso, es necesario que comprendas que una buena imagen puede aumentar tus ventas, mostrar mejor tu producto y sus acabados o formar parte de un catálogo.

Fotografía de marca para peluquería

Fotografía para Amazon Essence

Peluquería: Makeover Logroño, Maquillaje: Aarón Blanco, Estilismo: Buyuyu

Modelo: Carla, Coordinación: Eduardo Laborda y Fotografía: J. Alfaro

  1. Los selfies, déjalos para Instagram. No es raro ver modelos tirando de móvil o autodisparador con tal de salir monas en sus fotografías. A menos que seas muy bueno/a con los autorretratos, es una tarea más que complicada. ¿Pretendes vivir de tu imagen? Cuídala!
  2. Un trabajo editorial, catálogo o la fotografía de moda requieren en muchos casos de un grupo de personas formado por distintos profesionales cada uno especializado en una faceta. Olvídate del amigo que compró una supercámara en unos grandes almacenes o la amiga a la que se le dan bien los pinceles y el maquillaje.
  3. Hay quien piensa que la fotografía de producto o ecommerce se reduce a meter unas zapatillas, un reloj o una maqueta en una caja de luz para fotografía. Aunque es un recurso válido, en muchas ocasiones no será suficiente.
  4. En la reproducción del color y texturas de un producto no vale cualquier cosa. Tener calibrado tu monitor no asegura una buena reproducción. La iluminación y posterior procesado de las imágenes  son fundamentales. ¿Lo tiene claro tu cuñado?
  5. La formación y especialización en una rama de la fotografía específica es fundamental. No se trabaja igual realizando fotografía de moda, que de producto o arquitectura. No dejes de asistir a seminarios y cursos especializados en el tipo de fotografía que demandas. ¿Investigas y lees o confias en el modo P de profesional?
  6. Aventurarse a cubrir una boda requiere de ciertas tablas, experiencia previa como segundo fotógrafo además de un equipo fotográfico fiable y que funcione a sensibilidades altas. Todo lo demás dependerá de tu buena (o mala) suerte!
  7. La iluminación es mucho más que separar tu flash de la cámara y dispararlo a través de radio frecuencia. La posición, distancia, angulación y el uso de determinados modificadores de la luz aportan carácter y personalidad a tus fotografías.
  8. El procesado de imágenes pasa por realizar procesos no destructivos de la imagen, pero es todavía mucho más importante conseguir una buena toma de partida. Una correcta exposición y color no solo se consiguen disparando en formato RAW.
  9. Que tu agencia de modelos te haya sugerido que propongas intercambios TFCD a fotógrafos de la zona no significa que cualquiera esté dispuesto a colaborar en la elaboración de tu book. Te remito al punto 2.
  10. La publicidad está muy bien, pero muchos periódicos, revistas hasta incluso empresas (sí las hay con mucha cara dura) te ofrecerán trabajar gratis a cambio de citar tu nombre. Mide muy bien con quien aceptas. Yo lo tengo claro!

Y ahora, tras estos consejos fotográficos ¿sabrás diferenciar una buena fotografía y elegir aquello que más te convenga para obtener imágenes de calidad o seguirás confiando en la suerte?