El pasado martes 25 de julio tuve la ocasión de realizar una sesión de fotos en exteriores. Decidí probar mi nueva adquisición (Canon 100mm 2.8 Macro USM) para ver que tal se comportaba en una sesión de retratos.
Sencíllamente la calidad es brutal, una nitidez extraordinaria, enfoque rápido y silencioso (USM) y un desenfoque de fondos precioso y elegante. Me habían hablado maravillas de este objetivo, pero claro hay que comprobarlo y ratificarlo. Si bien se hace un poco “largo” en situaciones de poco espacio, combinado con un Canon 50mm 1.8 (es lo que yo tengo) debería sernos suficiente en condiciones más o menos normales. La calidad del desenfoque de fondos a 2.8 genial. Un objetivo recomendable 100% tanto para retratos como para macros que es para lo que es más específico.

Más fotos de la sesión aquí.

Datos de la toma: Canon 350D +Canon 100mm Macro 2.8 – v 1/60 – f 3.2 – ISO 100